Pre Loader

GESTIÓN BIM

La misión de Gestión BIM consiste en integrar los objetos creados por los diferentes interlocutores que intervienen en el método BIM en un modelo 3D y, a continuación, gestionar sus interfaces para garantizar la consistencia global del 3D respetando los plazos de entrega y los parámetros finales que desea el cliente.

Para alcanzar esta meta, hemos establecido una metodología de trabajo que aclara el conjunto de tareas integradas en la Gestión BIM. Se divide en 3 fases que se describen a continuación.

1. DEFINICIÓN DEL ENTORNO BIM

El entorno BIM del proyecto se refiere a su modelo de funcionamiento y a su evolución en el tiempo, en función de los objetivos del cliente y de los diseñadores.

Debe definirse antes del proyecto para garantizar la consecución de los resultados y debe pasar por un período de consulta, en el que definimos el valor añadido deseado por el modelo BIM y su utilización final.

Definir el entorno BIM implica la configuración de numerosos factores, entre los que se incluyen:

  • Lista de los programas de software BIM utilizados en función de los ámbitos de trabajo y valor añadido que se deseen, los procesos de intercambios colaborativos y la validación entre los interlocutores de los proyectos identificados
  • Plataforma de intercambio y herramientas de gestión de documentos informáticos en la nube
  • Infraestructura IT: servidor, ancho de banda, potencia de los ordenadores, lugar y espacio de almacenamiento, etc
  • Expectativas de producción de cada colaborador BIM, así como las modalidades de formación final de estos últimos
  • Proceso de sensibilización de los equipos del cliente/interlocutores externos
  • Gestión de problemas de inter-operatividad entre programas de software, que son sistemáticos, recurrentes y específicos de cada entorno

2. COORDINACIÓN DE LA PROUDUCCIÓN BIM

Una vez establecido el entorno BIM, la Gestión BIM se enfoca en la gestión de los objetos BIM producidos por los interlocutores colaboradores. Esta etapa se apoya, entre otras cosas, en una clara distribución de las funciones y responsabilidades de cada colaborador. Se presta especial atención a la comunicación de estos aspectos a las personas involucradas, así como su transcripción legal, con el fin de limitar los riesgos durante el avance del proyecto.

La coordinación de las producciones de cada interlocutor se basa en parte en una «gestión» clásica: moderación de reuniones, gestión de intercambios y seguimiento de un plazo de entrega previamente validado por todos los interlocutores. La experiencia que hemos adquirido nos permite establecer modelos de planificación por tipo de obra y nivel de detalle BIL deseado, con rutas críticas optimizadas, así como las provisiones necesarias para momentos de intercambio y de interfaz durante el análisis de los objetos BIM comunicados.

3. ARMONIZACIÓN DEL 3D BIM

Esta última etapa de Gestión BIM se refiere al control de los objetos / modelos BIM, una vez emitidos por los interlocutores. Consiste en comprobar  las formas y atributos de los objetos, sus niveles de detalle, así como establecer vínculos entre ellos y verificar la coherencia del conjunto.

Para ello, llevamos a cabo un control sistemático de cada objeto/modelo BIM recibido. Cuando se detecta un «conflicto» (falta de información, inconsistencia de los parámetros, LOD insuficientes, posibles fallos), aplicamos un procedimiento de identificación del problema, de edición y de comunicación con un informe para el emisor del objeto y, después, lo integramos en el informe global de tareas.

Para garantizar una buena capacidad de respuesta, se prevén plazos de intercambio y consulta para la resolución progresiva de cada uno de los conflictos detectados de forma simultánea al avance de la producción. Esta fase no incluye ni el análisis técnico de los conflictos detectados, ni la solución propuesta, las cuales se separan e integran voluntariamente en la especialidad «Coordinación de estudios BIM».

Una vez validados los objetos/modelos BIM, se plasman en un 3D global que debe gestionarse, animar y configurar a medida que el proyecto avanza.

Durante las fases del proyecto se suelen atribuir diferentes modos de funcionamiento a un 3D BIM , lo que conlleva una transformación de los datos y de la configuración de dicho 3D. Según la experiencia adquirida, durante estas fases de transición se recomienda que las modificaciones de configuración las realice únicamente el equipo encargado de la Gestión BIM, para ahorrar tiempo y dar una consistencia global.

NUESTRAS REALIZACIONES

La Fundación Vuitton, L’Anse du Portier en Principado de Monaco, Expolink 2020 son ejemplos concretos de nuestra especialización en Gestión BIM aplicada a proyectos.

¡No dude en consultar la lista completa de nuestras realizaciones!

Contáctenos